Guia de mantenimiento de lentes de contacto blandas

lentillas optica coruña

Consejos y mantenimiento de tus lentillas

Siempre que adaptamos unas lentillas hacemos hincapié en el correcto mantenimiento de las mismas, ya que un cuidado erróneo y su mala utilización puede acarrear problemas tan serios como pérdida de visión o en casos muy extremos, provocar la necesidad de un trasplante corneal.

Por eso la adaptación y el seguimiento de las lentes de contacto son muy importantes. Actualmente, existe un afán de comprar las lentillas por internet e incluso los líquidos de mantenimiento de las mismas, algo que a priori puede parecernos útil, puede convertirse en peligroso para nuestra visión, puesto que no existe un seguimiento adecuado de uso, adaptación y utilización adecuada para cada paciente y sus necesidades.

· PRIMERO: a la hora de la colocación y de la extracción de las lentes de contacto es lavarse muy bien las manos y secarlas mucho, ya que si el agua está contaminada o nuestras manos son portadoras de alguna sustancia puede conllevar problemas.

· SEGUNDO: antes de insertar la lente en el ojo comprobar que está del lado adecuado a colocar (derecho o revés) ya que si la ponemos mal la lentilla nos molestará e irritará el ojo.

· TERCERO: cambiar el líquido siempre que las volvamos a guardar en el lentillero y sustituir el lentillero siempre que abramos un nuevo líquido para lentillas.

· CUARTO: se debe utilizar el líquido de lentillas que nos adaptó nuestro óptico-optometrista, ya que es el adecuado en nuestro caso en concreto. Algunas veces se encuentran casos de pacientes que realizan pruebas con diferentes líquidos y luego, se comprueba que disminuye la vida útil de la lentilla, que provoca alergias o incluso que el paciente no tolere la lente de contacto tantas horas como las solía llevar.

· QUINTO:
cuando el óptico-optometrista especifica la duración de cada lentilla, sea de 30, 15 o 1 días, se debe usar ese tiempo estipulado. En ocasiones, se tiende a alargar dicho periodo y esto puede provocar diferentes reacciones. Por ejemplo, que el oxígeno que tendría que pasar a través de las lentillas para alimentar la córnea no pase, y provoque un empeoramiento de la visión, molestias, picazón, rechazo de las lentillas y una posible infección.

Cabe destacar que las lentillas son un producto sanitario que se introduce en el cuerpo y están en contacto con los ojos, por ello, aunque los ópticos-optometrista suelen ser un poco insistentes en este tema, es básicamente por la importancia que conlleva su uso en el cuidado de la salud visual.

Si estás pensando en cambiar tus gafas por el uso de lentillas, visita cualquiera de nuestras ópticas en A Coruña, Arteixo o Vilaboa, y uno de nuestros especialistas óptico-optometrista te acompañará en el proceso y seguimiento personalizado según tus necesidades.

Publicado el 2 de abril de 2019